LA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA Y PATENTES EN LA UNIVERSIDAD: LA EXPERIENCIA LENTIMED

LENTIMED Medical Devices, S.L. es una empresa spin-off de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), de reciente creación (junio 2015), que nace como resultado de la transferencia de tecnología y resultados de investigación del grupo i+d Farma.

El producto clave de LENTIMED es un nuevo material adecuado para la fabricación de Lentes de Contacto Blandas (LCB), como plataforma para la liberación de compuestos de forma controlada y sostenida en el tiempo en la superficie ocular. Estas lentes de contacto terapéuticas resolverían el problema del bajo tiempo de permanencia en el ojo de medicamentos, administrados habitualmente en forma de colirios.

Los nuevos materiales de LENTIMED están constituidos por componentes comunes a otras lentes de contacto. La innovación sin embargo, está en la incorporación de otro componente (empleado hasta ahora en otras especialidades farmacéuticas) y además en el diseño del nuevo material per sé.

Todo ello, los nuevos materiales, las lentes de contacto y el procedimiento, están protegidos mediante patentes que han sido concedidas en las tres jurisdicciones más relevantes a nivel internacional: Europa (EPO), Estados Unidos (USPTO) y Japón (JP). Dichas patentes eran inicialmente propiedad de la USC y fueron licenciadas a LENTIMED para su explotación.

Y en éste último párrafo se condensa a día de hoy una de las fortalezas de LENTIMED; y es que de nada hubiera valido todo lo anterior, experiencia y excelencia investigadora para llegar a una tecnología disruptiva, etc, etc, si dichos resultados no hubieran estado adecuadamente protegidos. En este caso la diligencia de la oficina de transferencia de la USC, advirtiendo el valor y potencial del proyecto cuando éste estaba desarrollándose aún en el ámbito académico, y su acierto al trazar la estrategia de Propiedad Intelectual (PI) fueron claves.

La posesión de la patente asegura a LENTIMED una posición ventajosa, gracias a la cual se ha firmado ya una primera ampliación de capital y recibido demostraciones de interés de potenciales inversores.

Por supuesto ello no nos librará de validar nuestro producto, superar las etapas por venir, cada una con sus exigencias, y así hasta colocarlo finalmente en el mercado. Sin embargo sólo fundamentos sólidos permiten edificar sobre ellos con ciertas garantías. Los beneficios que obtenga LENTIMED influirán en su entorno más inmediato, aunque sea modestamente: creación de empleo, contratación de proveedores/ suministros, por ejemplo. Desde el punto de vista industrial también sería una empresa pionera en Galicia puesto que, a día de hoy, no hay aquí empresas comparables de este sector.

La reflexión, y colofón final, es que desde hace más de un siglo una parte de la Economía mundial también “entiende de patentes”. Por eso ya no podemos dejar que «Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó» [1]. Aunque sea cierto, entonces y ahora, que el filamento incandescente no ajusta su resplandor por motivos patrióticos, a Unamuno en su día se le escapó que la Economía que lo alimenta sí lo hace. [2]

 

Dña. Beatriz Noya Mariño

Gerente y administradora única – LENTIMED Medical Devices, S.L.

Referencias:

[1] Miguel de Unamuno, “Del sentimiento trágico de la vida” (capítulo 12)

[2] Luis Quevedo, periodista científico y productor; www.luisquevedo.org